Yasmina Khadra


Se interesan mis jefes por un autor que no conocen; se interesan por él como quien se interesa por los problemas de fertilidad de los koalas. Les digo que en el mundo árabe, y no solo, viene a ser como Gabriel García Márquez. Es un hombre que firma con seudónimo  de mujer, la suya, y solo ese rasgo de personalidad ya me emociona, o casi. Entrevisto a Yasmina Khadra (Mohammed Moulessehoul) y me dice que es capaz de llevar a sus lectores al infierno, me dice que de poco sirve su obra si los lectores no entienden que deben ser los responsables de su propia revolución y que así, dice, la revolución del yo se trasnsformará en la revolución del todos.

Llego con mi particular García Márquez (Vargas Llosa si lo prefieres) y me dicen que no me pase del tiempo asignado, 50 segundos. Me lo dicen sin preguntar qué ha dicho, sin saber cómo lo ha dicho; mis jefes por no preguntar casi no preguntan siquiera si algo ha dicho, así son. Aprovecho su ignorante pausa para releer apuntes previos a la entrevista, ahí descubrí artículos del New York Times, entrevistas del primer canal de la televisión pública de Franciareseñas de Le Monde Diplomatique. Me documenté y me hice enano con el principal objetivo de intentar estar a la altura de un hombre al que ahora admiro. Cosas del periodismo.

No he dicho lo que debo. Conocí a Yasmina Khadra gracias a la invitación de la Fundación tres culturas, un lugar al que los periodistas vamos muy poco porque tienen la virtud de interesarse por asuntos de gran interés, asuntos de esos que por su interés nada interesan a los informativos de la televisión.
 
El artículo que escribo debe acabar en su final y por eso no debo olvidar que mis jefes no emitieron el vídeo encargado sobre Yasmina Khadra. Me dicen que pasaron no sé qué cosas que dijo por tercera vez un abogado de Córdoba sobre unos niños que desaparecieron, y presuntamente asesinaron hace más de un año, y que cada vez que salen, piensan los jefes, la audiencia del informativo sube como consecuencia de vaciar el tiempo con la nada. Me dicen mis jefes que no me preocupe, que el vídeo se emite mañana. Escucho y entiendo que no entienden que su informativo es el saco de la nada. De nada.

btemplates

2 comentarios:

Anónimo dijo...

He descubierto este blog gracias a Paloma y a ti gracias a Yasmina. Casi no puedo escribir porque me has emocionado, compañero, con estas palabras tan sinceras y sentidas, y a la vez tan valientes. Gracias por la parte que me toca, que es la de tener la suerte de trabajar en un lugar como Tres Culturas y compartir con compañeros como tú actos tan hermosos como el encuentro con Yasmina. Toñi.

Roberto dijo...

Gracias por tu comentario, gracias por lo amable que has sido con nosotros. Un abrazo admirado, como siempre, y gracias por la parte que te toca en el gran y ejemplar trabajo de Tres Culturas. Que sea hasta pronto.

Publicar un comentario en la entrada